Buscar
  • Mujeres tejedoras de vida

Mochilas Arhuacas: ser, sentir, pensar

Actualizado: 17 oct

Cestos, sombreros y mochilas arhuacas son algunos de los productos característicos de esta comunidad indígena que vas a descubrir.


Se dice que, cuando el Espíritu Creador hizo a la mujer, la sabiduría de los hilos y el tejido que antes era exclusiva de las arañas y el gusano fue entregado a «AtiNawowa» (la primera mujer). Ella fue dejando parte de estos conocimientos en los lugares que recorría, cumpliendo la misión asignada: diseñó forma y tamaño de las mochilas y los trajes del hombre y la mujer para expresar sus sentires, a través del tejido. Bien puede ser un mito, algo permanece: más que hilos, se teje la esencia del ser, sentir, pensar.


Los habitantes arhuacos son una de las cuatro comunidades que viven en la Sierra Nevada de Santa Marta, junto con los pueblos kogui, wiwa y kankuamos. Su filosofía de vida es la espiritualidad, el respeto a la autoridad y a la Sierra Nevada de Santa Marta. Consideran a las personas que no son de su comunidad como «hermanos menores» y se autodenominan a sí mismos «hermanos mayores».


Las mochilas arhuacas se consideran una forma de comunicación antigua; la forma espiral de la base de la bolsa, por ejemplo, representa los movimientos Serankwa por el territorio ancestral (Serankwa fue el primer hijo de la Madre Universal). Así mismo, todos sus diseños simbolizan la evolución del mundo y de la vida. El pensamiento de la mujer y del hombre, el lenguaje de las nubes, de las tierras fértiles, y todo detalle que da cuenta de la cultura Arhuaca está plasmado en sus productos.


¿Por qué tejen los Arhuacos?


En muchas culturas tejer es considerado «hacer vida», pues es una artesanía que posibilita plasmarla. La cotidianidad, el pensamiento y las tradiciones de pueblos y generaciones también se retratan a través del tejido. Quizá ese significado responda a creencias espirituales. Al mismo tiempo, es consecuencia de una necesidad básica de supervivencia: pues gracias al tejido múltiples familias pueden subsistir, obtener su alimento y criar a sus hijos.


Para los Arhuacos ser tejedor es ser maestro; pues quien teje está ritualizando un saber que ha sido transmitido de generación en generación. El tejido se convierte, entonces, más que en herencia ancestral, en sinónimo de protección, fortaleza y familia.


Hilo y aguja son las herramientas para dar vida a la prolongación de las historias en el tiempo. Hilo, aguja y las manos que tejen. Hilo, aguja y las manos que compran. Elegir una de sus mochilas es escuchar su historia con atención y elegirla como compañía para tu caminar por este mundo. Tú tienes el poder de ser tejedor de historias. Adquiere una de las mochilas arhuacas del proyecto Mujeres Tejedoras de Vida en la tienda Catanga.co.



Mochila Arhuaca de lana de ovejo
Mochilas Arhuacas_Mujeres Tejedoras de Vida


También puedes encontrar mochilas wayúus y conocer sobre la cultura de esa comunidad haciendo clic aquí.

6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo